Uso del electrocauterio durante una blefaroplastia

De los signos de la edad que nos resultan más incómodos y que se manifiestan con más frecuencia son las bolsas en los ojos, tanto la formación de las bolsas en los parpados inferiores como los párpados superiores cayéndose progresivamente hacen que la mirada y el rostro se vean un poco más cansados y envejecidos.

¿Cómo rejuvenecer la mirada?

En la actualidad existe un procedimiento que puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los párpados inferiores, se trata de la blefaroplastia un método con el cual se logra remover el exceso de grasa y piel que se acumula en esta área de los ojos como consecuencia del envejecimiento, los trastornos del sueño, el estrés o la simple acción de la gravedad. Aunque este procedimiento devuelve el aspecto juvenil al contorno de los ojos no elimina la caída de las cejas, así como no lo hace con las arrugas de las esquinas de los ojos mejor conocidas como patas de gallo.

Técnica de blefaroplastia

La blefaroplastia es un procedimiento que se realiza con el paciente bajo anestesia local de forma ambulatoria, sin embargo de todos los tejidos de la cara los que mantienen anestesia durante breves periodos son los párpados, por esta razón se recomienda anestesiar los párpados superiores antes que los inferiores, los cuales deben ser anestesiados luego de culminado el procedimiento en los párpados superiores. Cuando se aplica el procedimiento en el párpado superior se realiza una incisión mediante la cual se extraen las bolsas adiposas y el exceso de piel, a medida que se va reposicionando el musculo y finalmente se coloca una fina sutura para cerrar.

Para realizar el procedimiento en los párpados inferiores dependerá de si existe o no exceso de piel, en el caso en el cual existe exceso de piel se aplica la técnica externa, la cual consiste en realizar una incisión justo debajo de la línea de las pestañas para retirar el exceso de piel, así como también se reposicionan o extraen las bolsas adiposas y se corrige la caída del musculo orbicular, para luego cerrar con una sutura muy fina.

Si por el contrario no existe exceso de piel pero de igual manera se observan las conocidas bolsas debajo de los ojos, se aplica la técnica interna, la cual consiste en realizar en la conjuntiva una incisión por la cual se extraen o reposicionan las bolsas adiposas, con esta técnica no se dejan cicatrices externas y la recuperación es más rápida.

Cualquiera sea la técnica a utilizar se debe tomar en cuenta que la grasa a eliminar es solo la que fluye fácilmente en la incisión, luego de la eliminación de la grasa del párpado se debe eliminar la hemorragia mediante cauterización y antes de realizar la sutura de la piel es necesario también el uso del electrocauterio, de esta manera se estaría disminuyendo la aparición de hematomas postoperatorios.

Complicaciones de la blefaroplastia

Dentro de las complicaciones de la blefaroplastia tenemos el hematoma, pérdida de la visión, equimosis subconjuntival, quemosis, ectropión, lagophthalmos y cicatrices leves. Sin embargo cuando hablamos de blefaroplastia estamos hablando de una de las técnicas más seguras para el mejoramiento de los párpados.

Pérdida de la visión

En la mayoría de los casos de la pérdida de la visión es a causa de la formación de hematoma luego de la blefaroplastia en el párpado inferior y superior o únicamente en el inferior, sin embargo se pueden presentar cofactores tales como la hipertensión, medicación anticoagulante, vejez o enfermedades metabólicas. Si es el caso de un hematoma progresivo con la rápida descompresión del hematoma retrobulbar se puede mantener la visión.

Hematoma

Cuando se realiza la blefaroplastia en el párpado superior es poco común que el hematoma se forme, pero cuando el procedimiento se realiza en el párpado inferior es más común esta formación. La decoloración instantánea e hinchazón unilateral post operatoria debe ser un indicio para diferenciar si es un hematoma o una equimosis la que se está formando. Cuando estamos en presencia de un hematoma se debe abrir la herida para cauterizar el vaso sangrante y finalmente suturar la herida, para prevenir la formación del hematoma lo mejor es realizar la hemostasia meticulosamente durante la cirugía ya que el mínimo sangrado existente tendrá una vía de escape.

Finalmente cabe destacar que la blefaroplastia se puede ejecutar de forma aislada o por el contrario puede ser acompañada con otros procedimientos no quirúrgicos de rejuvenecimiento facial como la elevación de cejas o eliminación de patas de gallo entre otros, si estos son necesarios para los resultados deseados por el paciente.

¿Tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre el tratamiento con los electrocauterios FIAB?

Si deseas saber más sobre los electrocauterios FIAB puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de StockSnap vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field