Solución para las complicaciones de inflamación y efecto tyndall con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un carbohidrato que forma parte de nuestros órganos y tejidos de la piel, cartílagos, líquido sinovial y es parte fundamental de las células, es decir que es producido por nuestro organismo de forma natural. Además ayuda a la recuperación de la dermis interna tanto el que se produce de forma natural como el que es administrado en tratamientos de belleza. Sin embargo conforme pasan los años, su presencia en nuestro cuerpo va disminuyendo y esto hace que nuestra piel pierda tersura, firmeza y aparezcan las tan odiadas arrugas.

Además el ácido hialurónico es para la mayoría de los cirujanos plásticos, el material de relleno sintético más seguro. Pues desde que se dispone de una sustancia llamada hialuronidasa, una enzima que degrada la molécula de este ácido la tranquilidad es aún mayor. Esta enzima consigue reabsorber de forma inmediata el ácido hialurónico si se ha puesto en exceso o si produce algún problema inflamatorio, tipo edema persistente, pues su efecto es visible en menos de 24 horas.

El material de relleno ideal es un material del que estemos seguros que no va a crear granulomas, ni reacciones de cuerpo extraño, que no se desplace, que no cree capsulas ni fibrosis entorno, que no provoque reacciones inflamatorias, que se parezca lo máximo posible a los componentes de nuestra dermis a fin de que se desintegre de forma natural. Por eso el ácido hialurónico es el más utilizado. Los problemas que presentan los biopolimeros son bien conocidos, por ejemplo deformidades faciales, sobre todo complicaciones cuando se inyectan en grandes cantidades.

Complicaciones que puede haber con el ácido hialurónico

Los rellenos faciales a base de ácido hialurónico se han posicionado en los últimos años como la mejor opción para solucionar el tema de las arrugas y la flacidez en el rostro. Pero a pesar de su eficacia y de los excelentes resultados que proporcionan, también pueden producir algunos efectos colaterales indeseados. Con poca frecuencia se han visto casos de edema e inflamación en parpados y otras partes del rostro, producidos por la inyección previa de ácido hialurónico.

Hipercorreción

Es lo más común sobre todo en labios así como también en las áreas perioculares, cuando se intenta crear volúmenes que tensen la piel. Es cierto que se reabsorbe en aproximadamente un año, pero a veces se mantiene más tiempo, y no siempre hay paciencia.

Edema e inflamación persistente

Esta complicación se puede observar al pasar más allá de las primeras semanas. Existen casos en los cuales el ácido hialurónico no se reabsorbe por completo y lo que persiste mantiene un edema alrededor. Esta complicación se ve con más frecuencia en el parpado, y más aún cuando se usa para corrección de las ojeras. Esto ocurre cuando se infiltra en un plano demasiado superficial por encima del musculo orbicular, en el parpado inferior, causando una inflamación ó edema, con una coloración azulada por la transparencia de las fibras, más oscuras, del musculo y sobre todo por el reflejo de la luz. Conocida esta última reacción como efecto tyndall.

Efecto Tyndall

Se caracteriza por una decoloración azulada en la piel, justo en el área donde se llevo a cabo la aplicación de ácido hialurónico. El efecto puede ocurrir por dos motivos. El primero, más común, cuando el ácido hialurónico es inyectado de una manera muy superficial en la piel, el segundo menos frecuente, cuando hay una migración del ácido hialurónico, a través de los tejidos hasta la superficie.

Sea cual fuere el motivo del surgimiento del efecto Tyndall, el hecho es que, cuando ocurre, la luz penetra el relleno facial (no nos olvidemos que este es transparente) y las longitudes de ondas azules son reflejadas, dando a la piel un tono azulado. Auqnue dicho efecto podría asustar al paciente, lo cierto es que no hay ningún motivo para alarmarse, una vez que el especialista determine que no hay riesgo para la salud.

Este efecto Tyndall puede aparecer incluso luego de que haya transcurrido bastante tiempo desde la realización del procedimiento y se da más cuando se usan acidos hialuronicos poco reticulados, asi que cuidado, al tipo de acido hialurónico y al plano de infiltración.

Zonas que pueden tener complicaciones de inflamación y efecto tyndall

Las zonas más comunes donde se puede originar complicaciones de inflamación y efecto tyndall son: los surcos nasogenianos, la región periorbitaria y los labios.

Surcos Nasogenianos

La inflamación en esta zona se disimula mejor, así como ocurre con los errores en las dosis. La profundidad o el grado de reticulación y viscosidad del gel serán función del tipo de arruga presente, que sean líneas, pliegues o ya surcos. Los ácidos altamente reticulados aptos para infiltraciones más profundas suelen durar casi el año, a veces más.

Región Periorbitaria

Es una zona difícil y requiere experiencia. Muchas veces es debido a la infiltración demasiado superficial. Puede mantenerse años y el único tratamiento que resulta útil es la hialuronidasa. En general en este area el acido hialurónico capta bastante agua, más que en otras zonas, y es habitual un periodo de inflamcion, por lo tanto un aspecto algo deformado durantes incluso varias semanas.  Esto dependerá del tipo de acido utilizado y sobre todo de la profundidad del plano de infiltración. También son frecuentes los hematomas.

Labios

La mayoría de casos con malos resultados son por exceso de infiltración. El ácido hialurónico infiltrado en mucosa dura de seis meses a un año, según el material utilizad, y puede reabsorbese de forma desigual según la parte del labio. Hay que tener presente que en el labio la inflamación es siempre más llamativa que el resto de la cara, por lo que la primera semana es normal que este algo deformado, y un aspecto definitivo no se obtiene hasta cerca del mes.

Solución para estas complicaciones

Pese a que el efecto Tyndall no significa un peligro para el paciente, se trata de algo incómodo desde el punto de vista estético, sobre todo porque la decoloración puede tardar bastante tiempo en desaparecer en caso de que no haya tratamiento; y lo cierto es que este es bastante simple. De todos modos, en la mayoría de los casos la resolución ocurre de manera espontánea.

Si el paciente no quiere esperar a que el problema “se arregle solo” —algo muy natural, debido al tiempo que tarda en solucionarse—, las mejores alternativas son la inyección de hialuronidasa (una enzima que logra dispersar líquidos inyectables) o la remoción del material con pequeñas punciones. Aunque la resolución es segura y efectiva, es posible que sean necesarias nuevas aplicaciones de ácido hialurónico para eliminar las arrugas.

Si deseas saber más sobre Varioderm, asistir a una capacitación o realizar aplicaciones para eliminar las arrugas de tu rostro, puedes entrar en contacto con nosotros o escribir tu consulta en la sección de comentarios, que se encuentra en la parte de abajo.

Imagen de melancholiaphotography vía Flickr.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field