Cuidados después de una lipotransferencia facial

A medida que van pasando los años la grasa facial se va perdiendo lo que contribuye a un aspecto de cansancio, descolgamiento de la piel del rostro y en general un aspecto de mayor edad. Además la piel se vuelve más fina logrando verse las venas por debajo de la piel, lo cual es un claro signo de envejecimiento y por último está perdida de volumen y calidad de la piel conlleva a la aparición de las arrugas.

Rejuvenecimiento facial

Lo más habitual es someterse a técnicas de rejuvenecimiento facial mediante cirugía, pero para aquellas personas que no desean someterse a técnicas tan invasivas o tienen cierto temor, hay alternativas, una de ellas es la lipotransferencia o relleno facial con grasa autóloga, el cual es una intervención que consiste en rellenar, rejuvenecer y mejorar el volumen de algunas zonas de la cara utilizando grasa del propio paciente devolviendo de esta manera tersura al rostro y restando así años en la apariencia. La transferencia de grasa facial es una de las intervenciones para recuperar el contorno juvenil del rostro que está ganando más popularidad en los últimos años. Con este tipo de cirugía el paciente conseguirá, como ya mencionamos, un aspecto más joven de forma muy natural.

Lipotransferencia facial

La lipotransferencia facial como su nombre lo indica consiste en transferir la grasa del propio paciente a la zona facial deseada para devolverle tersura al rostro y restarle así años. De esta manera se resaltan labios y pómulos, haciéndolos más tersos y prominentes, se corrigen surcos de expresión nasogenianos y bucales y se rejuvenece el ovalo de la cara tensando el arco. Una técnica sencilla y muy eficaz recomendada regularmente en pacientes que empiezan a presentar síntomas de flacidez en el rostro o incluso en personas que sufren pequeñas asimetrías faciales, siendo un tratamiento ideal porque restaura de manera natural el volumen perdido con el paso de los años, sin hacer uso de ningún producto sintético ni artificial, solo grasa del propio cuerpo.

Es un tipo de intervención muy útil para tratar diversas zonas del rostro con signos de envejecimiento. Los injertos de grasa se pueden utilizar para eliminar cicatrices, recuperar volumen y corregir pliegues profundos del rostro. Los rellenos de grasa son una estupenda solución para aumentar el volumen de zonas hundidas o huecas del rostro, pero también se usa para mejorar y reafirmar el contorno del rostro. Las áreas tratadas con más frecuencia son los huecos de los ojos, la deficiencia de las mejillas y la mandíbula. Es un procedimiento que tiene múltiples usos para conseguir un efecto más rejuvenecedor.

Procedimiento

El procedimiento no es complicado, en primer lugar se extrae la grasa del paciente, por lo general se utiliza la zona del abdomen y la cara interna de los muslos, esto debido a que la grasa localizada en esta zona es más rica en células madre que podrán reproducirse con mayor facilidad. Esta grasa se prepara de manera adecuada para obtener el tejido graso útil y posteriormente se inyecta a través de cánulas especiales en el rostro en pequeñas cantidades en las zonas según sea el caso por ejemplo, pómulos, frente, zona pre-temporal, surco nasogenianos y nasoyugales.  Una técnica especialmente atractiva para muchas personas, porque se realiza en muy poco tiempo y con anestesia local, aunque suele realizarse una pequeña sedación para mayor comodidad del paciente.

Además la recuperación es muy rápida y apenas se sufre una inflamación que desaparece en pocos días. Este procedimiento no deja cicatrices visibles, ya que la grasa se inyecta a través de unos muy pequeños orificios de menos de un milímetro con cánulas para lipotransferencia. Es un procedimiento muy poco invasivo y que implica muy poco malestar. Los síntomas más habituales tras la intervención son enrojecimiento, hinchazón y moretones, pero ninguno de ellos impedirá  al paciente que retome su vida normal en pocos días.

Cuidados

Aunque generalmente es una intervención estética cuyos resultados duran muchos años, esto también dependerá de la zona en la que se haya realizado, por ejemplo en aquellas zonas con poca movilidad, la transferencia de grasa es más duradera. Si decide optar por este procedimiento para rejuvenecer, será tu cirujano el que valore y se asegure de que los resultados de grasas sean los más perdurables en el tiempo. El procedimiento se verá afectado por la cantidad de grasa que sea necesaria para corregir, por la edad del paciente, por los hábitos de alimentación, estilo de vida y calidad del tejido circundante. Pero también existen cuidados que debemos tener en cuenta, te explicamos a continuación.

Antes y después de la intervención hay que asegurar una correcta limpieza de la piel, es recomendable que la piel sea hidratada diariamente con cremas reafirmantes una semana previa a la intervención para asegurar la buena elasticidad y calidad de la piel. Gracias a las mínimas incisiones hechas para el uso de las cánulas las cicatrices son pequeñas por lo tanto rápidas y fáciles de curar, no suele ser necesarios puntos o vendajes en ningún lugar y las heridas deben ser curadas según las instrucciones del médico especialista, sin embargo se notaran algunos hematomas así como áreas algo inflamadas, lo que ocasionan molestias durante la primera semana.  La inflamación postoperatoria suele ser considerablemente menor que en casos similares tratados mediante prótesis solidas. Las áreas que más se inflamaran serán aquellas de las que se extrajo la grasa donante. Obviamente mientras sea menor la cantidad de grasa extraída menos inflamación aparecerá.

Para que la recuperación sea satisfactoria el paciente debe guardar reposo y no realizar esfuerzos físicos importantes, las primeras 24 horas reposo absoluto, así como tomar los analgésicos y antibióticos indicados por el especialista, de esta manera el paciente podría incorporarse a trabajar antes de una semana, adicional a esto se recomienda al paciente dormir boca arriba, llevar puesta durante el primer mes una faja ortopédica y no conducir.

El cirujano le indicara que medidas habituales debe tener en cuenta después de la intervención a medio y largo plazo, en cuanto a medicamentos y régimen de vida. Una vez se culmine el periodo de reposo absoluto, se recomienda realizar caminatas cortas que no duren más de media hora, al menos unas cuatro veces al día. Para evitar hiperpigmentación es muy importante no tomar sol hasta que no desaparezcan los moretones, aproximadamente seis semanas, y cuando estos hayan desaparecido es prudente utilizar protector solar en los siguientes seis meses. A partir del tercer mes postoperatorio el resultado es permanente y definitivo, y habitualmente esta intervención no requiere retoques.

Como siempre en cirugía estética se debe individualizar cada caso para ofrecer al paciente el mejor resultado posible con las máximas garantías de éxito, por lo tanto debemos saber que las contraindicaciones son relativas y depende de la calidad de los tejidos de cada paciente, así como de la disponibilidad de grasa en cada caso. En este tipo de tratamiento el sobrepeso o la edad no son un problema pero sí lo es el tabaquismo intenso.

¿Tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre las cánulas para lipotransferencia de INEX?

Si deseas saber más sobre las cánulas de INEX puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de jackar vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field