Elimina la piel sobrante del abdomen con la lipectomía

Una de las zonas del cuerpo más difícil de aplanar con ejercicio es el abdomen, por esta razón siempre existen mujeres que después de perder grandes cantidades de peso deciden someterse a una cirugía para aplanar el abdomen y dejar la piel más tensada y tonificada, y de esta manera poder dejar al descubierto los excelentes resultados. Y es que al subir y bajar de peso abruptamente podemos perder la firmeza en el abdomen y esto nos aleje de ese vientre plano y cintura pronunciada que nos encantaría tener o recuperar, comúnmente muchas mujeres después del embarazo tratan por varios medios de recuperar su figura con poco éxito.

Lipectomía

La cirugía de abdomen, también llamada abdominoplastia o lipectomía, es un procedimiento más de la cirugía estética para mejorar nuestra imagen corporal. Esta es una técnica quirúrgica que tiene como objetivo mejorar el aspecto del abdomen mediante la eliminación de exceso de piel, tejido graso y estrías en el área, así como fortalecer la pared abdominal. Esto se realiza mediante una incisión por encima del vello púbico que se prolonga hacia las caderas, dependiendo de la flacidez de  la piel o el exceso de grasa es el tamaño de la incisión.

¿Para quién está indicado?

La lipectomía no debe ser considerada como un tratamiento para la obesidad ni como un sustituto de una buena alimentación y ejercicio. El paciente ideal para la lipectomía es aquella mujer u hombre que tienen una figura relativamente buena, pero que no están conformes con la acumulación de grasa o el exceso de piel en el abdomen y que no mejoran a pesar de las dietas o el ejercicio físico.

En pocas palabras el candidato adecuado a someterse a esta cirugía estética deber ser una persona sana, con piel firme y elástica, alguien quien a pesar de llevar una dieta adecuada y hacer ejercicio, tenga dificultad para eliminar grasa de algunas zonas de su cuerpo. Esta cirugía también está indicada en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y la musculatura abdominal queda flácida, así como en pacientes que han perdido mucho peso, como en el caso de las personas que se sometieron anteriormente a la llamada cirugía gástrica.

Procedimiento de una lipectomía

Lo más importante es que el especialista analice previamente el estado de salud del paciente y pueda decidir si es o no candidato para este tipo de procedimiento quirúrgico. En primer lugar antes de comenzar el procedimiento, se utilizara anestesia general, para que el paciente no sienta ningún tipo de dolor ni molestias o evitar problemas durante la cirugía, luego se procederá a limpiar el área de tratamiento y se marcaran el sitio de incisión, justo por encima del área púbica de forma horizontal, que se extenderá de cresta iliaca contra lateral, y el tamaño dependerá de la cantidad de piel que se deba eliminar. Aunque el cirujano intentará realizar la incisión en un lugar que pueda ocultarse con un traje de baño o con la ropa interior, es importante saber que la cicatriz será permanente.

Para los casos en los que el paciente tiene demasiada piel entonces lo más probable es que el especialista opte por realizar una segunda incisión alrededor del ombligo, con la que tirara toda la piel hacia abajo para poder disminuir así la flacidez y dejar la piel bien tensada. La lipectomía puede durar entre dos y cinco horas aproximadamente y varía según la cantidad de tejido a remover.

En segundo lugar la piel y capas de grasa ubicadas por sobre la pared abdominal se separaran de ella utilizando un dispositivo de cauterio para después levantar el tejido hacia la caja torácica y exponer los músculos abdominales. Para tensar el abdomen se suturaran los músculos abdominales tirando de ellos y uniéndolos, lo cual creara una pared abdominal más plana y firme, así como una cintura más delgada.

Luego se pasa a estirar la piel y grasa que se levanto al principio y se colocan de vuelta firmemente sobre la pared abdominal. En seguida se removerá la piel y la grasa que cuelgan por encima de la línea de incisión original. Es probable la colocación de tubos de drenaje en el abdomen para evitar la acumulación de líquido durante la cicatrización y las incisiones se suturarán y se colocarán vendajes y gasa.

Se requiere que el paciente permanezca hospitalizado uno o dos días después de la cirugía y continuar con los cuidados post-operatorios en su hogar, siendo uno de ellos el uso de faja especial por un mes aproximadamente. Algunas personas regresan a sus labores en dos semanas, mientras que otras requieren tres o cuatro semanas de  reposo y recuperación. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos siempre y cuando se acompañe de una dieta balanceada y ejercicio.

Complicaciones

Las complicaciones o riesgos a presentarse en una cirugía plástica de este tipo son pocos, sin embargo pueden aparecer algunos. La mayoría de ellos son infecciones en la zona tratada, infecciones internas, la posibilidad de acumulación de líquidos si no son drenados (seroma) y de la formación de coágulos de sangre. Se debe tomar en cuenta que la grasa a eliminar es solo la que fluye fácilmente en la incisión, luego de la eliminación de la grasa se debe eliminar la hemorragia mediante cauterización y antes de realizar la sutura de la piel es necesario también el uso del electrocauterio, de esta manera se estaría disminuyendo la aparición de hematomas postoperatorios.

Cabe destacar que la lipectomía se puede ejecutar de forma aislada o por el contrario puede ser acompañada con la lipotransferencia o liposucción, si estos procedimientos son necesarios para los resultados deseados por el paciente o según sea el caso.

¿Tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre el tratamiento con los electrocauterios FIAB?

Si deseas saber más sobre los electrocauterios FIAB puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de Tumisu vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field