Remoción de tejido mediante sacabocado ó curetaje dermatológico

La piel es el órgano que nos protege de agentes externos, del calor y del frío, del aire y los elementos, de las bacterias, es impermeable, se repara y lubrica a sí misma, incluso elimina algunos residuos del cuerpo. De todos los órganos del cuerpo, la piel es el más versátil y grande del ser humano. Es el único que esta directa y constantemente abierto al exterior, es por ello que debemos tener cuidados especiales con nuestra piel, por esos roles tan importantes que cumple, además es importante mantenerla sana y estar atento a cualquier lesión que en ella podamos tener.

Curetaje dermatológico

El curetaje es un procedimiento dermatológico, una eliminación quirúrgica de pequeñas lesiones cutáneas mediante raspado superficial de la lesión utilizando para ello una cureta o pequeño instrumento en forma de cuchara con filo, quedando una herida que cicatrizara de forma espontanea. Generalmente se realiza bajo anestesia local y la duración, aunque depende de la extensión y complejidad de la lesión, así como del número, suele ser relativamente corto. En el momento del procedimiento el área se limpia con alcohol, se coloca anestesia local y se procede a raspar la lesión. El sangrado que puede producirse, se detiene mediante la aplicación de una sustancia hemostática y en algunas ocasiones se puede parar mediante electrocauterización. El tejido removido es enviado para estudio patológico. Este tipo de procedimiento se utiliza para estudiar algunas lesiones benignas de la piel, como verrugas virales y queratosis seborreicas y en algunas ocasiones un tipo de cáncer de piel no tan agresivo como el carcinoma basocelular.

Riesgos

Como con todos los procedimientos quirúrgicos, hay un riesgo de infección. Generalmente no se prescriben antibióticos y se aconseja a los pacientes qué cuidados postquirúrgicos deben seguir, además de qué hacer si la herida se infecta. Entre los daños más importantes pero menos comunes encontramos, daño del nervio temporal o permanente como resultado de recortar el tejido de un área de la piel con una red extensa del nervio, extracción de aire subcutánea que puede causar un hematoma y requerir la reapertura y el drenar de la herida aumentando el riesgo de infección y de marcar el área con una cicatriz.

Remoción de tejido

La biopsia cutánea consiste en la remoción de tejido para analizarlo después al microscopio o en un laboratorio para su estudio histopatológico a fin de realizar un diagnostico. Se trata de una prueba que se realiza con frecuencia en el estudio de patologías cutáneas como enfermedades autoinmunes, melanomas y otros tumores.

Gracias al uso de la biopsia de piel se ha conseguido diagnosticar enfermedades que solo con la exploración del dermatólogo no podrían descifrarse. La principal ventaja que tiene la biopsia de la piel respecto a otras biopsias es que es un órgano con muy fácil acceso, por lo que se pueden tomar muestras de forma muy poco invasivas. Esta facilidad de acceso ha hecho que la biopsia cutánea se convierta en una prueba cotidiana en dermatología. Además, los riesgos asociados son poco frecuentes y no suelen ser muy graves. Se pueden realizar en menos de 20 minutos y no es necesario el ingreso hospitalario. Aunque es una prueba sencilla permite conocer la enfermedad cutánea del paciente profundamente y proporcionarle así el tratamiento más adecuado.

La histopatología forma parte del examen dermatológico y en ocasiones es imprescindible para diagnosticar una entidad. Está indicada siempre que hubiera necesidad de esclarecer y confirmar un diagnostico, y muchas veces establece el pronóstico y orienta la conducta terapéutica. Es obligatoria en lesiones tumorales. El resultado de la biopsia enfrentara al paciente con su realidad y evitara la postergación del tratamiento. Además el paciente se sentirá mejor estudiado. También servirá de referencia a otros colegas que lo traten por la misma u otra patología. La biopsia cutánea frecuentemente es usada para determinación de pruebas terapéuticas, evolución y mejora del paciente, así como para determinación de curación.

Otra técnica para la remoción de tejido

Sacabocados o Punch: se realiza con un cilindro hueco de borde afilados que toma una muestra circular de piel de pocos milímetros de diámetro. Además tiene una baja incidencia de infección secundaria y sangrado. Un estudio realizado comparando los diagnósticos histopatológicos de las biopsias por sacabocado de 2mm y las biopsias por elipse reporta un 94% de exactitud diagnostica. Su limitación en lo que respecta a la profundidad de la biopsia lo restringe a lesiones donde la alteración histopatológica no se encuentra en el celular subcutáneo, ya que, aunque provee muestras de este tejido, puede no ser suficiente.

¿Tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre las punch dermatológicos o curetas de INEX?

Si deseas saber más sobre los punch o las curetas de INEX puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de Engin_Akyurt vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field