Granulomas tras la inyección de ácido hialurónico

Los rellenos faciales comenzaron a usarse con fines estéticos y terapéuticos a finales del siglo XIX, para corregir o restaurar el volumen de los tejidos. Sin embargo debido al creciente uso dichos implantes se originan gran cantidad de problemas como reacciones precipitadas o infecciones a causa de la aplicación de materiales de mala calidad o no comprobados científicamente, debido a malas técnicas quirúrgicas o simplemente por procedimientos llevados a cabo en lugares en condiciones inapropiadas.

Los rellenos faciales

La principal causa de la aparición de líneas de expresión es la perdida de colágeno tipo I y para corregirlas se requiere de un relleno facial con larga vida media, que responda a numerosos factores que interfieren con el efecto deseado y que cause la menor cantidad de efectos adversos. Es importante al momento de seleccionar el implante considerar las características propias del material y su uso, composición, cantidad requerida para el tratamiento, técnica y sitio de aplicación, también hay que tomar en cuenta otros factores inherentes al paciente que pueden desencadenar reacciones adversas, incluyendo hipersensibilidad al material, estado general y nutricional, susceptibilidad a infecciones, entre otros.

Ácido Hialurónico

Como hemos mencionado en nuestros artículos anteriores, el acido hialurónico es un carbohidrato producido por el organismo de forma natural, que forma parte de nuestros órganos y tejidos de la piel, liquido sinovial, cartílagos y es parte fundamental de las células. Además ayuda a la recuperación de la dermis interna tanto el que se produce de forma natural como el que es administrado en tratamientos de belleza. Sin embargo conforme pasan los años, su presencia en nuestro cuerpo empieza a disminuir causando la aparición de las arrugas, pérdida de firmeza y tersura.

En un principio se comenzó a usar en la cosmética en forma de implantes para recuperar volúmenes faciales, posteriormente, se demostró su capacidad hidratante en la dermis y además, sorprendió su estimulación sobre la creación de colágeno nuevo. Hay que tener en cuenta que una molécula de acido hialurónico es capaz de atraer cientos de moléculas de agua y retenerlas. Es por esto que los tratamientos estéticos lo emplean para proporcionar un aspecto más terso, aumentar grosor y volumen, disminuir surcos y difuminar líneas de expresión.

Efectos adversos

Los efectos adversos de los rellenos faciales pueden dividirse en dos tipos, efectos adversos tempranos y efectos adversos tardíos, se diferencia según el tiempo que ha trascurrido posterior a la aplicación, pero ambos se manifiestan con signos y síntomas clínicos que suelen apuntar al diagnostico.

Tempranos: son aquellos que se manifiestan a los días o pocas semanas posteriores a la aplicación, y se manifiestan con signos y síntomas clínicos que suelen apuntar al diagnostico. Entre estos encontramos; eritema, edema, dolor, prurito, infección secundaria, reacciones de hipersensibilidad, necrosis tisular, cambios de coloración en la piel.

-Eritema, edema, dolor y/o prurito en el sitio de inyección.

-Infección secundaria, a menudo evidenciada por pápulas o nódulos.

-Reacciones de hipersensibilidad.

-Necrosis tisular por oclusión vascular.

-Cambios de coloración en la piel que suelen aparecer inmediatamente después del procedimiento y persisten algunas semanas, incluidos; eritema o enrojecimiento (consecuencia de la respuesta inflamatoria); áreas blanquecinas (atribuibles a sobrecorrección o el color de la sustancia infiltrada); e hiperpigmentación o coloración amoratada (presencia de restos de hemosiderina por lesión vascular y distorsion visual de la refracción de la luz en el relleno que subyace la piel, efecto Tyndall).

Tardíos: pueden aparecer varias semanas incluso años después de la aplicación y se manifiestan con signos y síntomas clínicos que suelen apuntar al diagnostico. Dentro de los efectos adversos tardíos encontramos; infecciones de predominio micobacteriano, necrosis local, formación de absceso, inflamación granulomatosa.

-Infecciones de predominio micobacteriano, que se manifiestan con eritema, edema, dolor, nódulos y respuesta inflamatoria sistémica.

-Necrosis local, sobre todo en el área de la glabela, donde es secundaria a oclusión arterial por inyección profunda (a menudo, el estudio histopatológico no revela infiltrado inflamatorio o necrótico).

-Formación de un absceso entre 7 días y 22 meses posteriores a la infiltración, el cual persiste varias semanas y suele ser recurrente (este efecto tardío se considera infrecuente).

-Inflamación granulomatosa, que puede abarcar desde cambios histológicos subclínicos hasta nódulos desfiguradores.

Granulomas

Un granuloma es un tipo de inflación, una masa producida por células inmunológicas al intentar aislar materiales ajenos a nuestro organismo, por ejemplo organismos infecciosos, productos de glándulas o materiales sintéticos como suturas o implantes. En este sentido, actúan como un mecanismo de defensa del cuerpo humano para avisarnos sobre la presencia de gérmenes. Algunos granulomas se producen tras la introducción de materiales sintéticos en el organismo, al tratarse de una alteración que puede afectar a distintos órganos.

La formación de granuloma inflamatorio es poco frecuente en el caso del uso de ácido hialurónico y se trata con antibióticos y corticoides comenzando antes la primera sospecha diagnostica, he aquí la importancia de acudir a centros clínicos especializados en el área con personal altamente calificado, ya que la identificación a tiempo de los síntomas es fundamental para el éxito del tratamiento. Los distintos granulomas tienen en común la posibilidad de desencadenar necrosis, es decir, la muerte de las células en un tejido determinado. Esta situación es considerada grave, ya que toda necrosis es irreversible.

Evita los efectos adversos

Es un hecho que el ácido hialurónico está hoy en día al alcance de cualquier persona y que ofrece grandes posibilidades en la lucha contra la edad, por ello, debemos ser conscientes de que las clínicas clandestinas o lugares no preparados comenzarán a proliferar este producto también, por lo tanto debemos evitarlos y si es posible denunciarlo ante las autoridades sanitarias, pues no merece la pena correr el riesgo y que se produzcan consecuencias que pongan en peligro nuestra salud o la de cualquier futuro paciente. Lo más adecuado y recomendado para evitar posibles problemas posteriores a la intervención es buscar un centro especializado, donde un profesional calificado pueda llevar a cabo las inyecciones de ácido hialurónico.

En temas de salud no debemos intentar ahorrarnos un poco de dinero renunciando por ello a la atención y revisión post-inyección o lo que sería peor, renunciando a las principales y necesarias condiciones sanitarias y de seguridad, así como un producto de calidad. También es importante tomar en consideración que el médico especializado esté familiarizado con los rellenos que ofrece el mercado actual, técnica de infiltración y efectos adversos para que pueda orientar al paciente, brindar un mejor servicio y evitar cualquier tipo de complicaciones.

¿Tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre el Ácido Hialurónico de Varioderm?

Si deseas saber más sobre el Ácido Hialurónico de Varioderm puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de Pexels vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field