La tripanofobia: todo sobre el temor a las inyecciones

Los seres humanos son propensos al miedo, aun más cuando se detecta alguna amenaza en contra del cuerpo, una de estas son las inyecciones que desde la infancia trauman a las personas por el dolor que producen. Para algunas personas, basta con mencionar la posibilidad de una inyección para hacerles sentir escalofríos, llegando al momento, crece la tensión, sentirán que su pulso se acelera, las domina la angustia y el temor al dolor o a una lesión, al punto de sufrir un ataque de pánico o incluso un desmayo.

La tripanofobia

Es el temor o miedo a las inyecciones. Es una de las fobias más comunes y se calcula que cerca del 10 % de la población la padece en algún grado. Sus primeros síntomas se manifiestan a los 5 años de edad. La Tripanofobia es un término que no se utiliza con frecuencia, pero que consiste en tener fobia a las inyecciones, este miedo es de tipo injustificado e irracional, por lo que se considera una fobia y no solo se representa en los niños, los adultos también la padecen.

¿Por qué se origina?

Este miedo se inicia en la infancia, porque muchas veces los padres o familiares cercanos inculcan la idea errónea de que las inyecciones son dolorosas. También hay personas que acostumbran a amenazar con inyecciones como una medida de castigo. El problema no es solo entre niños, sino que se incrementa cuando el adulto es diagnosticado con alguna enfermedad que requiera inyecciones para su tratamiento como es el caso de la diabetes. En ella se requieren inyecciones subcutáneas diarias de insulina para poder controlar el azúcar en la sangre. Entonces el paciente deberá enfrentar la tripanofobia para seguir un tratamiento con insulina que le ofrecerá una buena calidad de vida.

Por naturaleza el ser humano le huye al dolor. El cuerpo posee un mecanismo de defensa que detecta las amenazas y el dolor en el cuerpo, esto hace que las personas sientan temor. Todo lo que se inyecta causa dolor lo que produce una sensación desagradable. Muchas veces el miedo surge por algún evento de reacción alérgica o lesión neural.  El miedo se produce dependiendo de la percepción que tenga la persona de la misma. Existen pacientes que prefieren la inyección ya que el medicamento es más efectivo.  Sin embargo cuando un paciente tiene temor opta por medicamentos que sean ingeridos por la boca, en caso de que se le coloque una inyección son más propensos a sentir dolor.

¿Cómo evitar el miedo en la adultez?

El miedo por la inyección puede que no desaparezca en ningún niño, pero si puede reducir la intensidad si los padres son empáticos con ellos y los validan. Cuando un niño es inyectado, es importante que el padre le haga saber al niño que si puede sentir alguna picazón o molestia, pero que esto solo lo hace por su salud, para que no se enferme luego. Los expertos en el área aseguran que nunca le deben pedir al niño que se calle, ya que están reprimiendo un dolor que si es real, por el contrario hay apoyarlo tomándole la otra mano. Cuando la lesión haya terminado, hay que felicitarlo porque ha sido un niño muy valiente, de esta manera están ayudando a evitar el miedo en la adultez.

Coolsense

Es un dispositivo anestésico local el cual es el resultado de un extenso proceso de investigación el cual alivia el dolor de manera efectiva, el mecanismo de acción es la inducción de frió controlado para lograr un efecto analgésico y anestésico. Creado con el objetivo de eliminar el estrés y el miedo asociado a la aplicación de inyecciones.

Ventajas de Coolsense

Rapida acción:  Una de las principales características del Coolsense en su rapidez de acción, al ser utilizado colosense insesibiliza el area de la inyección en 3 a 5 segundos.

Sin químicos y efectos posteriores: El mecanismo de acción del Coolsense es la inducción de frió, al no utilizarse ningún tipo de químico se garantiza que no hayan efectos secundarios.

Para todas las edades: Coolsense puede ser utilizado por personas de todas las edades (bebes, niños, adolescentes, adultos y ancianos) lo cual permiten una gran versatilidad.

Mecanismo desinfectante: La unidad del cabezal de Coolsense llega con un mecanismo desinfectante que contiene un gel alcohólico lo cual garantiza que el área este 100% libre de microbios y microorganismos.

No inyectable: Una de las principales ventajas del dispositivo Coolsense es que no es invasivo lo cual permite aliviar el dolor sin tener que utilizar ningún tipo de inyección lo cual hace que pueda ser utilizado por diversos tipos de personas.

Uso principal de Coolsense

Es de gran ayuda para aquellas personas que se encuentran obligadas a someterse a tratamientos inyectables a diario u ocasionalmente, por ejemplo esos pacientes insulino–dependientes que deben enfrentarse a inyecciones todos los días, por lo tanto colosense es una excelente solución para que no sufran cuando les toque aplicarse cada inyección. También funciona para adormecer la piel antes de la aplicación de rellenos faciales que se utilizan con fines estéticos, otra opción es para evitar el llanto de los bebés y niños al recibir una vacuna. En resumen puede ser utilizado para inyecciones en general, ya sea por estética o por salud.

Este dispositivo es una herramienta indispensable para el personal de cuidados médicos, al realizar procedimientos invasivos cosméticos de la piel o procedimientos medicinales. Este puede ser utilizado en laboratorios, farmacias, clínicas, consultorios y hasta en el hogar, ya que funciona para todo tipo de aplicaciones.

¿Tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre Coolsense?

Si deseas saber más sobre Coolsense puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de PhotoLizM vía Flickr.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field