Lipotransferencia para mejorar la figura de las piernas

Las piernas son la parte del cuerpo más sexy y atrayente de una persona, es por esta razón que se preocupan por como luce esta zona, y buscan la manera de mejorarla o modificarla, ya sea por la ejecución de ejercicios o sometiéndose a otras opciones estéticas. La técnica de lipotransferencia de piernas se utiliza para cuando las pantorrillas o los muslos son delgados y no responden al ejercicio físico. O también por atrofias del músculo por enfermedades, lesiones o accidentes.

En este caso si el paciente tiene unas piernas que no están lo suficientemente desarrolladas o no están en armonía con el resto del cuerpo, y a pesar del ejercicio no se desarrollan, es una buena opción optar por esta técnica, ya que es uno de los métodos más novedosos que tiene la cirugía estética. Pero se recomienda solo cuándo el paciente además de aumentar sus piernas quiere eliminar cúmulos de grasa antiestéticos en otras partes del cuerpo, con lo que se consigue mejorar aún más la forma.

Procedimiento:

La grasa que se necesita se obtiene por liposucción de otras zonas del cuerpo y se somete a una preparación para obtener únicamente las células intactas. El proceso de preparación puede hacerse mediante centrifugación o filtración, en función del volumen que tengamos que manejar.

La inyección se realiza mediante cánulas muy finas de forma que en cada pase se inyecten injertos muy pequeños que tengan la máxima probabilidad de sobrevivir. Se calcula que el paciente pierde un 30% de volumen tras la inyección. Y como  en la pierna el tejido subcutáneo es muy denso y el espacio es pequeño no se pueden inyectar grandes volúmenes.

Pacientes idóneos:

La técnica está indicada sobre todo en aquellos pacientes que tienen suficiente zona donante de grasa y no quieren implantes, o en algunos casos sirven para resolver pequeñas asimetrías que se producen con los implantes, pero hay que tomar en cuenta que sin zonas donantes no se puede realizar esta técnica.

Ventajas:

-Se evitan posibles complicaciones.

-No hay cicatriz.

-La intervención es menos dolorosa y agresiva.

-Como la grasa es del propio paciente, se evitan problemas de rechazo.

-El aspecto es más natural.

-Los resultados son inmediatos, sin embargo el resultado o el volumen final se aprecia a partir del tercer mes después de la intervención, puesto que existe un periodo de reabsorción de la grasa inyectada.

En general el resultado que deja el injerto de grasa es más modesto que con los implantes, ya que estos contribuyen mucho más a la forma de la pierna al incrementar la proyección. Es por este motivo que la lipotransferencia es uno de los métodos más elegidos por los pacientes, no solo en piernas sino en otras partes del cuerpo.

¿Te interesa saber más sobre la lipotransferencia?

Si necesitas saber más acerca de la lipotransferencia en otras partes del cuerpo puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la arte de abajo (sección comentarios).

Imagen de Caniel vía Flickr.com bajo licencia creative commons

Leave A Response

* Denotes Required Field