El efecto Tyndall en el ácido hialurónico

Los rellenos faciales a base de ácido hialurónico se han posicionado en los últimos años como la mejor opción para solucionar el tema de las arrugas y la flacidez en el rostro. Pero a pesar de su eficacia y de los excelentes resultados que proporcionan, también pueden producir algunos efectos colaterales indeseados. Uno de ellos es el efecto Tyndall, del cual hablaremos con más detenimiento en el presente artículo.

Como hemos comentado de forma breve en un anterior artículo acerca de los efectos del ácido hialurónico años después de aplicarse, el efecto Tyndall puede aparecer incluso luego de que haya transcurrido bastante tiempo desde la realización del procedimiento. Pero… ¿qué es el efecto Tyndall? ¿Por qué ocurre? ¿Hay alguna manera de evitarlo? Esto es lo que veremos en las siguientes líneas.

Qué es el efecto Tyndall

El efecto Tyndall es un fenómeno físico que puede ser observado cuando se encienden los faros de un auto en la niebla o cuando la luz del sol entra a una habitación con polvo en el aire. En la dispersión de luz, es posible ver claramente un sinfín de partículas en suspensión. De esto se trata el efecto, que debe su nombre al científico irlandés John Tyndall (1820-1893).

Cuando hablamos de rellenos faciales, el efecto Tyndall se caracteriza por una decoloración azulada en la piel, justo en el área donde se llevó a cabo la aplicación de ácido hialurónico. El efecto puede ocurrir por dos motivos: el primero, más común, cuando el ácido hialurónico es inyectado de una manera muy superficial en la piel; el segundo, menos frecuente, cuando hay una migración del ácido hialurónico, a través de los tejidos hasta la superficie.

Ahora bien, sea cual fuere el motivo del surgimiento del efecto Tyndall, el hecho es que, cuando ocurre, la luz penetra el relleno facial (no nos olvidemos que este es transparente) y las longitudes de ondas azules son reflejadas, dando a la piel un tono azulado. Aunque dicho efecto podría asustar al paciente, lo cierto es que no hay ningún motivo para alarmarse, una vez que no hay riesgos para la salud.

Cómo evitar o solucionar el efecto Tyndall

Pese a que el efecto Tyndall no significa un peligro para el paciente, se trata de algo incómodo desde el punto de vista estético, sobre todo porque la decoloración puede tardar bastante tiempo en desaparecer en caso de que no haya tratamiento; y lo cierto es que este es bastante simple. De todos modos, en la mayoría de los casos la resolución ocurre de manera espontánea.

Si el paciente no quiere esperar a que el problema “se arregle solo” —algo muy natural, debido al tiempo que tarda en solucionarse—, las mejores alternativas son la inyección de hialuronidasa (una enzima que logra dispersar líquidos inyectables) o la remoción del material con pequeñas punciones. Aunque la resolución es segura y efectiva, es posible que sean necesarias nuevas aplicaciones de ácido hialurónico para eliminar las arrugas.

En resumen, si bien el ácido hialurónico es una maravillosa manera de resolver el problema de las arrugas y la flacidez, su aplicación debe ser realizada por profesionales capacitados y experimentados en el tema. Esta es la única forma de evitar contratiempos como el efecto Tyndall. En nuestra página acerca de Varioderm, puedes conocer más acerca del ácido hialurónico y sus beneficios para la piel.

¿Te interesa la aplicación de ácido hialurónico para eliminar las arrugas de tu rostro?

Entonces no dejes de entrar en contacto con nosotros, asimismo te invitamos a escribir tus impresiones o consultas abajo, en la sección de comentarios.

Foto: de scheidegger0, extraída de Pixabay, en Creative Commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field